Con la nueva ola de covid-19: la variante ómicron

Con la nueva ola de covid-19: la variante ómicron ¿Regresamos a clases presenciales o continuamos con la modalidad a distancia y virtual?



En un mundo globalizado e hiperconectado como en el que vivimos, es inminente que la pandemia del covid-19 con todas sus variantes (cepas), ha distorsionado las actividades cotidianas de los seres humanos, desde finales del año 2019, enfatizada en la República Dominicana en el mes de marzo de 2020.


En ese sentido y aprovechando el avance de las nuevas tecnologías, el acelerado uso de los elementos de la Revolución Industrial 4.0 y la Inteligencia Artificial, se define la siguiente tesis: se recomienda que las clases a nivel inicial, pregrado, grado, posgrado y técnica, deben continuar de forma a distancia y virtual, con el único propósito de disminuir la rápida propagación de las variantes del covid-19 en los días iniciales del mes de enero de 2022.


Siguiendo esa misma línea, y haciendo énfasis en la Gestión del Conocimiento, se debe aprovechar, en primer lugar, la inversión en infraestructura tecnológica, capacitación de los docentes y técnicos, en el uso de herramientas tecnológicas para la educación a distancia y virtual, la experiencia de los docentes, padres y tutores en el proceso de aprendizaje, y lo más importante, la responsabilidad, experiencia y disponibilidad de los estudiantes, de continuar estudiando en la modalidad a distancia y virtual.


Con todo lo anteriormente citado, se deben conjugar básicamente, alineados con los protocolos establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Ministerio de Salud Pública, el Ministerio de Educación (Minerd), el Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (Mescyt), el Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional (Infotep), el retorno a las clases semipresenciales en aquellas asignaturas (claro, manteniendo los protocolos) que ameriten prácticas en laboratorios, talleres y centros de cómputos, realizarlo de manera grupal en equipos, con no más de 15 estudiantes, en lugares abiertos, con sus respectivas mascarillas, manteniendo una distancia de 1.5 o 2 metros, entre cada estudiante, recomendaciones del lavado / higienización de las manos cada 45 minutos luego de concluida cada hora de docencia-práctica, entre otras recomendaciones.


A modo de conclusión, y argumentando los elementos anteriores, se define el valor de verdad de las tesis planteada originalmente, como positivo, acorde a los análisis realizados para continuar o retomar la educación en la modalidad a distancia y virtual, lo que facilitará el desarrollo de las competencias en los estudiantes, y mantener en la mínima expresión la propagación de la pandemia covid-19, mantener la apertura de la economía formal y no formal y todo lo que implicaría la suspensión de las actividades educativas, profesionales, laborales, culturales, deportivas, etc., como se hizo en el mes de marzo de 2020. ¡Enhorabuena!